¿Que es un Seguro de Reembolso de Gastos Médicos?

Las pólizas por reembolso aseguran la devolución del dinero utilizado en gastos de atención sanitaria.

¿Quiénes quedan excluídos?

1. No se admiten personas de 65 años o mayores y un asegurado al cumplir 65 años automáticamente queda excluído de la póliza.

2. No pueden contratarse de forma individual, se contratan por familia completa.

3. Se excluyen a las personas con enfermedades como: las patologías congénitas o hereditarias, examenes médicos preventivos, hemofília, diálisis, leucemia o tumores en tratamiento, ser alcohólico o drogo dependiente, diabético, SIDA, etc.

4. También con ciertas enfermedades pueden exigir informes médicos.

¿Cuál es la duración y los costos?

Costo: Los seguros por reembolso de gastos médicos rondan los 650 o 700 euros al año. Aunque varían mucho de una aseguradora a otra.
Los contratos tienen una duración indefinida con renovación automática siempre, que las partes estén de acuerdo.

¿Qué coberturas se pueden agregar?

Seguro de Viaje: Es otro tipo de Seguro de Enfermedad con algunas de las formas del Seguro por Reembolso. Es aplicable para viajes de hasta 90 días, estipula una cierta cantidad para gastos sanitarios, repatriación por enfermedad, accidente o fallecimiento, traslados a su lugar de residencia por causas graves, envíos de medicamentos desde el extranjero, Indemnización diaria por hospitalización a parte de los gastos.

Póliza Dental: Se puede incorporar un paquete de cobertura denta, que no estén incluidos en la póliza general, sería un complemento. Incluyen los servicios de odontología básica, reparadora y servicios especiales con cobertura total por reembolso.

¿Que es un Seguro de Asistencia Sanitaria?

El seguro de asistencia sanitaria es el más difundido y por consiguiente el de mayor demanda

Brinda asistencia sanitaria, hospitalaria y quirúrgica en caso de enfermedad o accidente. La prestación de asistencia sanitaria se realiza en los centros, hospitales y con los médicos previamente concertados por las aseguradoras.

¿Cómo funciona?

El asegurado puede elegir el médico, hospital y otros servicios donde acudir en caso de necesitar asistencia medica, con una cartilla médica que le ha entregado el seguro en el momento de la contratación. El seguro de asistencia sanitaria reemplaza la modalidad de la indemnización por la de prestación de servicios.

IMPORTANTE: las normas de contratación varían de una compañía de seguros a otra, será fundamental estudiar cada una para elegir de acuerdo a nuestras expectativas, hay que tener en cuenta los plazos de carencia para cada práctica médica, el tiempo de vigencia del seguro, ver cuales son las garantías, cuales las exclusiones, como serán las formas de asistencia y los costos de las primas.

¿Quiénes lo solicitan?

Según las estadísticas el 85% de los españoles que cuentan con una asistencia médica privada optan por el seguro de asistencia sanitaria. Principalmente porque no tienen que desembolsar dinero en el momento de la prestación.
Seguros de asistencia sanitaria pueden ser individuales, familiares o de grupo, en función a la cantidad de asegurados.

¿Quiénes quedan excluidos?

1. No se admiten personas de 65 años o mayores y un asegurado al cumplir 65 años automáticamente queda excluido de la póliza.

2. Se excluyen a las personas con enfermedades como: las patologías congénitas o hereditarias, examenes médicos preventivos, hemofilia, diálisis, leucemia o tumores en tratamiento, ser alcohólico o drogo dependiente, diabético, SIDA, etc.

3. También con ciertas enfermedades pueden exigir informes médicos, como para epilepsia, hepatitis, hipertensión, enfermedades síquicas, etc.

¿Que es un Seguro de Enfermedad por Subsidios?

La última novedad en los seguros de salud es la póliza por subsidios. No funciona como el resto de los Seguros Médicos, porque entrega una indemnización económica al asegurado.

¿Qué sistema utilizan los Seguros de Enfermedad?

1. Indemnización por intervención quirúrgica: Se fija una indemnización máxima o única según la clase de intervención quirúrgica valorada por baremos o porcentajes de indemnización preestablecidos por la aseguradora. Los porcentajes de indemnización en el caso que se realicen varias intervenciones al mismo tiempo, será la indemnización del 100% de la intervención del grupo más elevado, se deberá sumar el 50% de la siguiente, el 25 % de la siguiente hasta contar todas de las intervenciones. Los plazos de carencia son de 6 a 18 meses.

2. Indemnización diaria por hospitalización debido a una intervención quirúrgica: Se establece en el contrato una indemnización diaria del importe pactado hasta una suma tope con un máximo de 120 días de indemnización por hospitalización debido a una intervención quirúrgica. Por cada día de ingreso en el hospital, para ser sometido a una intervención quirúrgica por accidente o enfermedad durante la vigencia de la póliza del Seguro de Enfermedad, se pagará una cantidad determinada y la indemnización será única, no importando la cantidad de intervenciones que se realicen al asegurado. Deberá esperar un periodo de carencia de 6 a 8 meses.

3. Indemnización diaria por hospitalización por cualquier motivo: Se establece en el contrato una indemnización diaria de un importe pactado hasta una suma tope con un máximo de 360 días de indemnización por hospitalización. Deberá esperar un periodo de carencia de 1 año.

4. Indemnización diaria por incapacidad temporal total: Se establece en el contrato una indemnización durante el tiempo que el asegurado no pueda trabajar, compensando económicamente la perdida de sus ingresos. Se considera una incapacidad temporal total y comienza en el momento, que ingresa en el hospital o que el médico le indique que debe permanecer en su casa por baja médica hasta el alta médica.

¿Quiénes quedan excluidos?

En realidad, estos seguros tienen en cuenta las probabilidades de enfermedad de los asegurados. Las restricciones son por patologías o por edad (suelen excluir a las personas de 60 años o mayores). Y en caso de su aceptación finalizan la prestación a los 65 años.

Quedan excluidas del seguro las enfermedades crónicas, las enfermedades pre-existentes, las enfermedades congénitas, los accidentes laborales, las enfermedades mentales, las hospitalizaciones por enfermedades como el SIDA, las enfermedades causadas por alcoholismo o drogo dependencia, los daños por intento de suicidios, los tratamientos odontológicos, hemodiálisis, epidemias, etc.

¿Cuál es la duración y los costos?

Costos: El seguro de enfermedad por subsidio más básico ronda los 145 o 150 euros al año.

Las sumas aseguradas: se limitan por contrato las cantidades máximas a indemnizar al asegurado.

Los contratos tienen una duración de un año con renovación automática siempre que las partes estén de acuerdo. Es decir, que llegado al año de la prestación la compañía aseguradora puede decidir de no renovar el contrato, por que usted tiene una enfermedad que provoca muchos gastos o bien a llegado a una edad avanzada con mayor riesgo de la enfermedad.

Las primas se incrementan todos los años y se notifica al asegurado dos meses antes de finalizar el contrato y como todos los Seguros Médicos deberá esperar unos periodos de carencia establecidos por cada aseguradora en función de las prestaciones. Por ejemplo, por parto y embarazo el periodo de carencia es de 6 meses.

¿Qué debo saber antes de tomar un seguro de vida?

¿Qué debo saber antes de tomar un seguro de vida?


Repase sus necesidades de seguro:
Hable con su agente de seguro, él o ella puede ayudarle a evaluar sus necesidades de seguro y darle información sobre los productos disponibles.

Decida, cuánta cubierta necesita:
¿Cuánto de los ingresos de su familia usted produce? ¿Cómo cubrirá su familia los gastos finales y deudas a su fallecimiento? A base de su respuesta a estas preguntas, decida cuánta cubierta necesita, por cuánto tiempo y cuánto puede pagar. Usted quiere asegurarse de que adquiere suficiente cubierta de seguro para cubrir el impacto financiero de su muerte inesperada o prematura para su familia.

Evalúe su póliza actual de seguro de vida:
Si usted ya tiene póliza de seguro de vida, no la cancele hasta que haya recibido la nueva. Usted tiene un periodo mínimo de tiempo para revisar la nueva póliza y decidir si contiene lo que usted quiere. Tenga en cuanta que tal vez no sea necesario cancelar su póliza, sino, cambiarla para alcanzar la cubierta o beneficios que usted quiere.

Compare entre las diferentes clases de pólizas disponibles:
Hay dos tipos básicos de seguro de vida: seguros a término (“term insurance”) y seguros por valor en efectivo (“cash value insurance”). El seguro a término generalmente conlleva el pago de prima más baja durante los primeros años, pero sin aumentar los valores en efectivo, que podrá utilizar en el futuro. Por su parte, el seguro por valor en efectivo, puede ser uno de varios tipos: vida entera, vida universal, y vida variable. Su elección dependerá de sus necesidades actuales, las que tendrá el futuro y lo que usted pueda pagar razonablemente.

Asegúrese que puede cumplir con los pagos de prima:
Antes de comprar una póliza de seguro de vida, asegúrese que puede manejar el pago de prima. ¿Puede cubrir el pago inicial? Si la prima aumenta posteriormente; puede usted costearla?

Procure que un agente de seguros le ayude a evaluar el futuro de su póliza:
¿Cúan rápido aumenta el valor en efectivo de su póliza? Algunas pólizas tienen niveles bajos de efectivo en los primeros años, que aumentan rápidamente con el transcurso del tiempo. Otras pólizas tienen un valor en efectivo con un aumento más balanceado. Pídale a su agente un desglose de año en año de los valores o beneficios envueltos.

Mantenga en vigor su póliza actual:
Es importante que no deje caer su póliza para comprar otra sin evaluar ambas alternativas. El reemplazo de una póliza por otra puede ser costoso.

Entienda la política de renovación:
Usted puede renovar la mayoría de las pólizas de seguro a término por uno o más términos si su condición de salud ha cambiado. Cada vez que usted renueve su póliza a un término nuevo, la prima puede subir. Pregunte cuál será la prima si usted continúa renovando la póliza. También consulte si usted perdería la oportunidad de renovación de la póliza después de cumplir cierta edad.

Lea su póliza con cuidado:
¿Cambian las primas o beneficios de año en año? ¿Cuánto aumentan los beneficios bajo la póliza? ¿Qué parte de la prima o beneficios no está garantizada? ¿Cuál es el efecto del interés pagadero sobre dinero pagado o recibido en momentos distintos bajo la póliza? Estas preguntas deberán poder ser contestadas de la lectura de su póliza.
   
Revise su programa de seguro cada cierto tiempo.
¿Cómo afectará la inflación sus necesidades futuras? ¿Necesitará usted más cubierta de seguros según aumente su familia? Revise su póliza con su agente cada cierto tiempo para cubrir cambios en su ingreso y en sus necesidades.